Alexander Zverev triunfa frente a Pablo Carreño y chocará contra Dominic Thiem en la final del US Open

El teutón necesitó de cinco sets para derrotar este viernes a un contendor que dio la pelea hasta el final, al no facilitarle las cosas, y más teniendo en cuenta que se disputaba el boleto al choque definitorio de un torneo del Grand Slam

En dos sets completos, Alexander Zverev lució confundido y algo apático. Su expresión corporal fue tan mala como la proporción de sus tiros ganadores y errores no forzados en duelo de la semifinal del Abierto de Estados Unidos, teniendo como rival a Pablo Carreño Busta.

El germano cometió una doble falta y estuvo frustado de manera evidente. Producto de un revés en la red cedió el set inicial. 

Previamente dejó en la red un tiro de derecha, en un lapso en el cual perdió nueve puntos consecutivos y 17 de 19. Volteó con cara de preocupación a la suite de invitados y levantó las palmas.

Tras una hora y 25 minutos de partido, Zverev ejecutó demasiado largo un revés y meneó la cabeza. Perdía por dos sets, un déficit que el tenista de 23 años no había remontado jamás. Tampoco había llegado nunca a la final de un Grand Slam.

Poco después, logró ambas cosas.

Zverev logró recuperarse con una remontada increíble, enderezando su juego para derrotar 3-6, 2-6, 6-3, 6-4, 6-3 a un Carreño Busta que se fue diluyendo. Así, llego al duelo por el título en Flushing Meadows.

“Estaba de 'no lo creo. Estoy disputando una semifinal en la que se supone soy el favorito y estoy abajo por dos sets a cero y no tengo oportunidad. Estoy jugando así de mal'”, reconoció Zverev. “Sabía que tenía que salir con un mejor tenis y ser más estable”.

El último hombre en ganar una semifinal del US Open tras estar abajo 2-0 fue Novak Djokovic en el 2011 ante Roger Federer. Zverev acompaña ahora al serbio también con otro logro: Ser el finalista más joven en la rama masculina de un Grand Slam desde que Djokovic llegó al duelo por el cetro en Nueva York en 2010, a los 23 años.

En el duelo del domingo, el quinto preclasificado enfrentará a Dominic Thiem (2do). El austriaco de 27 años ganó un duelo mucho más entretenido, por 6-2, 7-6 (7), 7-6 (5), al ruso Daniil Medvedev (2do).

Vea también Celtics eliminan a los Raptors y se abre el camino para la consagración de un nuevo campeón

Medvedev tuvo set point en la segunda y tercera manga, pero Thiem se sobrepuso en ambas ocasiones y ahora tratará de mejorar su récord de 0-3 en finales del Grand Slam. Ha caído con Rafael Nadal en el duelo por el trofeo del Abierto de Francia en los últimos dos años. En febrero, sucumbió ante Djokovic en la final del Abierto de Australia.

“Amo estos partidos, incluso más cuando hay un estadio lleno, pero será también grandioso frente a tantos televidentes”, dijo Thiem. “Es para enfrentar a los mejores del mundo que hago todo el trabajo duro siempre en casa e incluso cuando no hay temporada”.

Habían pasado 16 años desde que una semifinal de Grand Slam no contaba con Federer, Djokovic o Nadal.

Un día después de que se disputaron unas semifinales femeninas competitivas y con buenos puntos —que ganaron Naomi Osaka y Victoria Azarenka, quienes se enfrentarán el sábado por el campeonato— Carreño Busta y Zverev no ofrecieron nada de lo mismo en los primeros dos sets.

Antes de que iniciara el quinto parcial, Carreño Busta pidió atención médica en su espalda. Lo mismo hizo en el maratónico duelo de cuartos de final ante Denis Shapovalov.

En esta ocasión fue Zverev el que mejoró, sin inmutarse cuando el español envió dos veces las bolas directamente en su dirección en el cuarto set.

Cuando todo terminó con un quiebre en el último servicio, Zverev finalmente se permitió sonreír.

 

 

 

Fuente: AP