Evans triunfó y le dio a Gran Bretaña el ticket a las semifinales de la Davis

El número 43 del mundo venció a Struff en dos horas y 24 minutos para obtener el pase de los británicos a la ronda de los cuatro mejores de la cita magna de naciones del tenis universal.

Gran Bretaña estará en las semifinales de la Copa Davis. La victoria de Daniel Evans contra Jan-Lennard Struff por 7-6 (6), 3-6 y 7-6 (2) en 2h:24 dio el pase al equipo británico, que vuelve a la penúltima ronda de la Copa Davis tres años después. 

Kyle Edmund había vencido en el primer partido a Philipp Kohlschreiber. El partido de dobles no se disputará al no ser ya necesario ni influir en la clasificación por tratarse ya de los cruces.

Ahora, Gran Bretaña, que volvió a prescindir de Andy Murray, espera rival para el duelo de este sábado (17:30, #Vamos): España o Argentina.

Evans aguantó bien la presión de Struff después de vencerle en el desempate de un primer set que pudo resolver antes, cuando tuvo un break de ventaja (5-4 y saque). No pudo contenerle en el segundo, pero en el tercero superó un mal momento, en el que el alemán tuvo dos puntos de break, y luego protegió sus saques hasta un nuevo tie-break en el que fue superior. 

Struff se descolgó con 55 golpes ganadores (17 aces), pero echó por la borda su agresividad al sumar 40 errores no forzados por sólo 19 de su rival, más sosegado. Alemania se va de Madrid con la cabeza alta tras haer llegado a cuartos sin su número uno, Alexander Zverev,  a quien esta nueva Davis no le convence para nada.

Vea también Nadal vapuleó a Schwartzman

Edmund, de olvidado a crucial

Edmund, que parecía no contar para el capitán Leon Smith antes de la convocatoria, se ha erigido como pieza fundamental para Gran Bretaña en estas finales. Primero consiguió la primera victoria en el duelo clave de la fase de grupos ante Kazajistán.

Ahora, en cuartos de final, ha derrotado con autoridad a un veterano Kohlschreiber que ha hecho en este torneo dos de sus mejores partidos del año.

Al alemán le costó llevar a cabo cualquier plan. Estaba incómodo, una sensación que no había vivido en toda la edición. Edmund no le dejaba ser agresivo, pero tampoco le funcionaba solo con defenderse.

El británico acertó en cada punto débil de un tenista que, a pesar de su veteranía, no supo escapar de la situación. Un break temprano en el segundo set parecía darle un motivo para creer, pero Edmund, de nuevo implacable, se lo devolvió con intereses. 6-3 en el primero y 7-5 en el segundo para poner a Alemania contra las cuerdas.

 

 

 

Fuente: AS