Novak Djokovic tuvo un mejor comportamiento en su debut con victoria en Roma

El balcánico superó sin problemas su primer compromiso de este miércoles en la cita de la capital italiana, en lo que respecta a la continuación del calendario de 2020. El serbio viene de ser descalificado en el US Open por agresión a un juez principal.

Novak Djokovic, número uno del mundo quiso dejar atrás el comportamiento irregular que tuvo en el Abierto de Estados Unidos (fue descalificado en su duelo contra Pablo Carreño, en la cual la juez de silla del compromiso recibió un pelotazo en su garganta, luego de que el balcánico le diera con la raqueta a la bola, y esta se le escapara) y este miércoles se vio tratando de manera cortés al árbitro principal del partido, en el cual el serbio se impuso por 6-3, 6-2 a Salvatore Caruso en el Abierto de Italia, una cita correspondiente a los Masters 1000.

En la misma jornada el español Rafael Nadal volvió a la acción tras siete meses sin actividad, y se alzó con la celebración por 6-1, 6-1 frente al también ibérico Pablo Carreño Busta, quien viene de ser semifinalista en el US Open. El mallorquín había jugado por última vez en febrero en Abierto Mexicano en Acapulco. Se debe resaltar que el nueve veces monarca de la contienda de Roma había declinado en participar en el Grand Slam neoyorquino, debido a la pandemia del COVID-19.

La presentación de Djokovic contrastó totalmente con lo ocurrido en Nueva York hace 10 años, cuando el serbio fue descalificado por accidentalmente propinarle un pelotazo en la garganta a una jueza de línea. Previo al debut en Roma, Djokovic dijo que el incidente le enseñó una “enorme lección”.

“Realmente quería volver a jugar lo más pronto posible tras lo que pasó en Nueva York”, señaló Djokovic. “Necesitaba de las sensaciones positivas en la pista, remover cualquier vestigio de algo que me cause problemas, si lo hay”.

Cuando el juez de silla se bajó para revisar la huella de una pelota en la arcilla roja al comienzo del primer set y acabó favoreciendo al tenista local, Djokovic respondió con un “sí” y borró la marca con su zapatilla.

Y cuando Caruso le impresionó, el wildcard acumuló 13 golpes ganadores contra 12 de Djokovic, el serbio no tuvo reparo en decir “bravo.”

“Ha sido una muy buena prueba”, dijo Djokovic. “Quedé bien complacido con la forma cómo me conduje en los momentos importantes”.

Al transcurrir el partido, Djokovic pareció irritarse por el ruido de la gente, aunque el Foro Itálico está desierto de aficionados este año debido a la pandemia de coronavirus.

La única gente dentro del estadio eran coaches y otros empleados del torneo.

“¿Quiénes?”, le preguntó el juez de silla a Djokovic.

Vea también Lamine Diack, ex presidente de la IAAF es sentenciado a dos años de prisión

Djokovic respondió secamente: “Hay 10 personas en las gradas”.

Acabado el duelo, Djokovic dio una explicación. “Estaba muy quieto, lo cual es muy inusual a lo que estamos acostumbrados en Roma, que tiene unas de las concurrencias de públicas más ruidosas del circuito. Pero había alguien en un pasillo que estaba hablando como cinco o seis personas”.

Djokovic, cuatro veces campeón en Roma, se las verá ahora con su compatriota Filip Krajinovic, quien despachó 6-4, 6-1 al local Marco Cecchinato.

Además por la segunda ronda, el adolescente italiano Jannik Sinner dio la sorpresa al eliminar 6-1, 6-7 (9), 6-2 al griego Stefanos Tsitsipas (3er preclasificado), en un partido que enfrentó a los últimos dos campeones del torneo Next Gen de la ATP. El romano Matteo Berrettini dio cuenta 7-5, 6-1 del argentino Federico Coria.

En el cuadro femenino, la rumana y máxima cabeza de serie Simona Halep derrotó 6-3, 6-4 a la italiana Jasmine Paolini.

Cuatro días después de perder la final del US Open, Victoria Azarenka salió a escena en Roma y venció 7-6 (7), 6-2 a Venus Williams, en un partido correspondiente a la primera ronda. Azarenka sucumbió en tres sets ante Naomi Osaka en la fina de Flushing Meadows.

Tras la derrota, Williams se consoló sacando a pasear a su perrito por el desolado complejo de canchas.

La cita de Roma, pospuesta en mayo por la pandemia, sirve de preparación para el Abierto de Francia, que se pondrá en marcha dentro de 11 días.

 

 

 

 

Fuente: AP