Tenis - Masters 1000

¡Ferrer, no te vayas! Sensacional remontada contra Zverev

Como en sus mejores tiempos, ha vuelto el David Ferrer de siempre. El titán que no da una bola por perdida, el tenista de los mil recursos, el inteligente, el que disfruta y se lo pasa bien en la pista, con esa media sonrisa de ganador. El alicantino, en plena gira de despedida a sus 36 años,
fue invitado por el Miami Open fue invitado por el Miami Open

Como en sus mejores tiempos, ha vuelto el David Ferrer de siempre. El titán que no da una bola por perdida, el tenista de los mil recursos, el inteligente, el que disfruta y se lo pasa bien en la pista, con esa media sonrisa de ganador. El alicantino, en plena gira de despedida a sus 36 años, fue invitado por el Miami Open, un torneo que no estaba en su calendario y del que fue finalista en 2013 (cayó contra Murray), y los dueños seguro que no se habrán arrepentido. El jueves se deshizo con cierta facilidad de Sam Querrey y este sábado, madrugada del domingo en España, Ferru se ha cargado al segundo favorito de 21 años y finalista el año pasado, Alexander Zverev. Remontó un partido que se le había puesto duro y en el que costó coger el ritmo, para ganar con unas sensaciones magníficas: 2-6, 7-5 y 6-3 en 2h:22. Ya está en tercera ronda y se enfrentará a otro jovencito, el estadounidense Frances Tiafoe (21).

Ferrer había ganado dos veces a Zverev, pero al principio de la carrera del alemán (Hamburgo 2014 y Pekín 2016). Desde entonces acumulaba cuatro derrotas y un solo set ganado, precisamente el año pasado en Miami. De entrada, al español se le atragantó el poderoso revés de Zverev y los intercambios, más bien cortos, no le favorecieron. Pero David cambió el chip en la segunda manga, restó casi todo y bien, y supo aprovechar la caraja del teutón con su saque (12 dobles faltas al final) para alargar mucho los rallys. Ahí se perdió Zverev, forzado a utilizar mucho el golpe natural, que es su peor arma, y creció el genio de Ferrer, que estuvo inconmensurable en la red. Le fueron entrando dejadas, drives, passings, de todo y bonito. El público vibró con su tenis, mientras él reía sin parar, alucinado por su propio estado de forma. Así igualó el partido y llegó con la moral por las nubes al parcial definitivo.

Zverev siguió fallando con el servicio y cometiendo errores no forzados (47 en total), quiso amarrar sus tiros y a David no le tembló el pulso, presionó al resto y aguantó cuando su rival tuvo alguna opción de quiebre. Él convirtió la suya para ponerse con 3-2 y saque. Consolidó y en el noveno juego dio la puntilla a la figura de la NextGen, ganador ya de tres Masters 1.000 (Roma, Canadá y Madrid), aunque con la asignatura pendiente de dominar en Grand Slams. Ante Ferrer se llevó una lección de juego y pundonor que seguramente recordará durante mucho tiempo. Estaba ante el espejo de muchos tenistas, ante un ejemplo que tiene decidido retirarse este año después del Mutua. Aunque viéndole jugar, dan ganas de decirle, ¡Ferrer, no te vayas!

Categoria : Masters 1000 Deporte : Tenis
Humberto Reategui
Humberto Reategui     

Redactor y colaborador del portal web, Gaceta Deportes. Apasionado totalmente por el deporte y el periodismo. Obsesionado en redactar las noticias más interesantes y completas del acontecer diario. En constante crecimiento y con una voluntad inquebrantable de ser el mejor en mi profesión.