Mick Doohan señaló que Marc Márquez es el actual puntal del motociclismo

El australiano ganador de 5 campeonatos calificó al ibérico como uno de los mejores de toda la historia y el puntal indiscutible de la máxima categoría, en su participación en el Palacio de los Congresos de Marbella.

La velocidad con la que Mick Doohan se ganó al auditorio del Palacio de Congresos de Marbella fue la misma a la que nos tenía acostumbrados cuando cruzaba en primer lugar la línea de meta en los grandes premios de motociclismo. 

El australiano, leyenda de las dos ruedas, fue uno de los grandes protagonistas de la tarde en Marbella contando sus hazañas a lomos de la Honda.

Pero, por encima de todo, para ensalzar la labor de una Fundación Laureus de la que es embajador y con la que trabaja para mejorar las condiciones de quienes más lo necesitan.

"Lo que hace la Fundación es un trabajo increíble por todo el mundo con más de 1.600 proyectos por todo el mundo para intentar mejorar las condiciones de los más jóvenes y ofrecerles un ejemplo a través del deporte", aseguró el australiano sobre el trabajo de Laureus, que este año celebra su vigésimo aniversario y que sigue centrando sus esfuerzos "en mejorar las condiciones de vida de quienes lo necesitan mientras luchamos contra la pobreza, la violencia y las desigualdades".

La Moto, su amor...y su peor miedo

Doohan, poco a poco, se iba sintiendo cómodo encima del escenario. Sobre todo cuando comenzó a repasar una trayectoria jalonada de éxitos y coronada con cinco Mundiales consecutivos. "Nunca pensé que podría hacer algo así, pero cuando terminaba uno lo primero que hacía era pensar en el siguiente. Creo que esa es la clave de los campeones: la mentalidad", confesaba un piloto que mantiene que para subirse a una moto a más de 200 km/h "hay que estar un poco loco (risas) aunque en el fondo somos profesionales".

Al recordar sus mejores momentos encima de las dos ruedas vienen a la mente de Doohan sus duelos con Crivillé ("un gran rival y compañero") y los accidentes que marcaron su trayectoria. Para lo bueno y para lo malo. Así, el oceánico recuerda como uno de sus mejores momentos cuando ganó la primera carrera tras romperse la pierna y cómo las numerosas lesiones y caídas le obligaron a retirarse en 1999.

Pese a llevar 20 años fuera de los circuitos, Doohan no ha dejado de volar encima de las motos de Moto GP. Al menos por televisión, porque confesó que apenas monta en su pequeño scooter.

Vea también Jorge Lorenzo será Leyenda de Moto GP

Un campeonato con un dominador con puño de hierro al que ve muy difícil desbancar. "Ahora mismo Marc Márquez es el rey indiscutible y no sé cuánto va a durar en lo más alto. Su mentalidad es la que le permite estar siempre arriba e intentar mejorar temporada tras temporada. Debe ser muy difícil para el resto de pilotos competir con alguien así. Mientras siga teniendo esas ganas de competir y de ganar va a ser muy difícil para el resto".

Becker , el móvil y Rafael Nadal

Una llamada sorprendía al auditorio en plena charla. Al otro lado del teléfono un Boris Becker al que una reciente intervención quirúrgica en la rodilla le impidió estar físicamente en el Marca Sport Weekend. Pero no se lo quería perder aunque fuera a través de una videollamada.

El alemán no tardó en entrar en calor al recordar que mientras otros jóvenes con 17 años siguen jugando en el patio del instituto o están pensando en otras cosas, él se convertía en el jugador más joven de la historia en conquistar Wimbledon. "Fue increíble. Recuerdo ese momento casi cada día", aseguraba el teutón que se encuentra en Londres disfrutando de una Copa Masters de la que Rafa Nadal saldrá como número 1.

"Lo que ha hecho el español es increíble. Parece que cuantos más años tiene mejor es. Es historia del tenis". Becker se rendía al español así como a Federer y su ex pupilo Djokovic. Un triunvirato al que no pone fecha de caducidad, como tampoco la tienen las gestas que le llevaron a él a ser considerado una leyenda y así le despidió el auditorio.