Tänak y Toyota, a coronarse en Cataluña

No cabe otro lugar. Necesariamente, tiene que ser aquí: sobre las retorcidas carreteras con ese asfalto fabuloso, tan límpido como un circuito de carreras, que, conjugadas con los caminos arcillosos.

Última visita del Mundial a España hasta 2021. Una ocasión ideal para que Sordo gane al fin en casa, y los que se postulan para sucederlo, como el nuevo campeón júnior, Jan Solans, brillen ante las fuerzas vivas de un campeonato que Tänak puede amarrar ya con el Toyota.

No cabe otro lugar. Necesariamente, tiene que ser aquí: sobre las retorcidas carreteras con ese asfalto fabuloso, tan límpido como un circuito de carreras, que, conjugadas con los caminos arcillosos, colmados de vides, que se dibujan hacia el interior de la provincia de Tarragona, componen, conjuntamente, desde hace casi dos lustros, la identidad genuina del Cataluña. El rally más deslumbrante de toda la geografía española. Una plaza única e inigualable, como lo es el Bernabéu para un canterano, o Las Ventas a los ojos de un novillero, en la que debe sacar a relucir sus cualidades cualquier piloto español que, verdaderamente, pretenda ser algún día una auténtica figura de esta especialidad.

A lo largo de las últimas décadas, desde que el RACC, al socaire también del fenómeno Sainz, se trajo el Mundial a España en el otoño del 91, estos mismos tramos, como en su día los de Gerona, cuando el Cataluña mantenía aún la esencia original del mítico Costa Brava, han asistido al despegue definitivo de casi todos aquellos pilotos que, siguiendo la traza del madrileño, han ido emergiendo, con mayor o menor fortuna, en el panorama rallístico nacional.

Vea también: Fati espera su oportunidad con Barcelona