Vikingas embarcan en Madrid para hacerse sentir en el kickingball

Es motivo de celebración para las selecciones, asociaciones y atletas, la creación y juramentación de la Federación Internacional de Kickingball (FIKIC), con sede en Caracas, Venezuela, teniendo como fecha el 13 de marzo del presente año.

“Una embarcación con estandarte de Venezuela" llegó a comienzos de este 2020 a las costas españolas, específicamente a la capital Madrid, donde ancló el recién nacido equipo Vikingas Kickingball que trae consigo no solo belleza, sino a un grupo de guerreras que mostrarán lo buenas que son para el deporte.

Fundada en enero de este año, la franquicia con sello venezolano de seguro peleará tanto el campeonato madrileño como los distintos certámenes que se le atraviese. Y es que las damiselas ya enseñaron su arsenal competitivo en febrero pasado, al coronarse monarcas del Torneo “Copa Weytatoo”, 1er Aniversario de Tropicales de Madrid.

“Luego que levantaran el confinamiento a mediados de junio, lo que llamamos la nueva normalidad, hemos empezado con los entrenamientos”, comentó en entrevista exclusiva la presidenta del elenco, Adelicia Chacín, apropósito de la actual emergencia sanitara mundial.

Chacín expresó, que las chicas se han acoplado al trabajo en conjunto y augura buenos resultados en los venideros eventos. Bajo las indicaciones de la mánager María Alejandra Lara Papa y de los coach Manuel, Merwin y Fernando, Vikingas solo espera por la voz de play y rivalizar con duras pares como Panteras, Espartanas, Murallas, Tropicales y Las Panas.

Teniendo entre sus filas a la argentina Daniela, la ofensiva y defensiva de la naciente escuadra también cuenta con las chamas: Greys, Adriangela, Astrid, Diana, Elin, Joss, Juceira, Karina, Lorena, Magda, Maghi, Mafer, María Luisa, Marly, Rut, Génesis, Thaís, Maite, Katiuska, Lis, Darielvis, Nancy Virginia, Yune, Paola y de la propia mandamás de la institución, Adelicia.

“Actualmente nos encontramos entrenando en el campo de la calle Escultor Peresejo 74, en Renfe Aravaca (Madrid), con sesiones que van desde los estiramientos, movimientos articulares y juegos recreativos con las colaboraciones de Greys y Lorena, hasta estrategias tácticas del juego”, apuntó la DT Lara Papa.

El kickingball, con raíces en el béisbol y el fútbol, se practica hace mucho en países como Venezuela, sin embargo la meta es afianzarse aún más en la sociedad internacional. Es por ello, que organizaciones como Vikingas tiene entre sus objetivos, fomentar el deporte en la mencionada ciudad europea.

Ya se ha hecho notoria la presencia de féminas de diversas nacionalidades en los terrenos donde se fecunda la disciplina y, por si fuera poco, la captación de futuras atletas de las categorías menores en la que fue la 1era Convocatoria de Semillitas.

Poco a poco la modalidad se viene sintiendo en otras regiones ibéricas, y como muestra un botón: Barcelona es representada por Amazonas; Bilbao por Guerreras y Ateneas, y la isla de Tenerife con Panteras, Relámpago, Sox y Dreamteam.