49ers y Chiefs apuntan a romper sequía de títulos

Las franquicias de San Francisco y Kansas City se enfrentarán en la edición 54 del partido decisivo de la NFL con la meta clara de volver a coronarse monarcas, en un duelo que se hará en Miami.

Los San Francisco 49ers regresan al Super Bowl ocho años después de su última aparición, como un equipo diametralmente opuesto a su última visita en busca de su primer campeonato en 25 años.

Para los Kansas City Chiefs, la espera ha sido mucho más larga, medio siglo después de su último título y última aparición están de vuelta en el Gran Juego.

Desde que los Chiefs ganaron el Super Bowl en la temporada de 1969, San Francisco se ha convertido en una de las franquicias más ganadoras de la época moderna con cinco campeonatos, mientras Kansas City luchó constantemente por volver al gran escenario sin tener éxito.

De hecho, entre 1970 y 1990 sólo llegaron dos veces a los playoffs, de hecho, seis de sus últimas 15 apariciones en postemporada han sido de la mano de quarterbacks procedentes de San Francisco, Joe Montana y Alex Smith.

Sin embargo, Kansas City ahora parece estar en buenas manos con el explosivo Patrick Mahomes, quien la temporada pasada ganó el premio al Jugador Más Valioso de la NFL luego de una temporada histórica en la que superó las 5,000 yardas aéreas y lanzó 50 pases de touchdown.

Los 49ers siguieron una ruta distinta desde su último título, ya que calificaron a playoffs en cuatro temporadas consecutivas antes de experimentar una caída que se frenó hasta el 2011 con la llegada del entrenador en jefe Jim Harbaugh.

Harbaugh construyó una defensiva sólida y montó un ataque eficaz encabezado en principio por Smith y después por Colin Kaepernick, antes de volver a las filas colegiales en Michigan luego de llevar a San Francisco a tres apariciones en playoffs y una en el Super Bowl en cuatro temporadas.

Del 2014 al 2018 los 49ers no encontraron estabilidad, tuvieron entrenadores en jefe que sólo duraron un año en el cargo antes de contratar a Kyle Shanahan, cuya labor principal era revivir la ofensiva y para conseguirlo adquirió mediante canje con los New England Patriots al mariscal de campo Jimmy Garoppolo.

San Francisco parecía ir en el camino correcto pero una devastadora lesión de rodilla acabó la temporada de Garoppolo la campaña pasada y San Francisco prolongó su sequía de playoffs, hasta este año que no sólo revivió el ataque sino también su defensiva que terminó en el octavo lugar de la liga en puntos admitidos y segundo en yardas permitidas.

Vea también http://www.gacetadeportes.com/futbol/serie-a/2020/02/02/cristiano-marco-un-doblete-en-victoria-de-la-juve-frente-a-la-fiorentina.html

Los Niners vuelven al Super Bowl como un equipo equilibrado que ha confiado, quizás de manera excesiva, en su ataque terrestre, que ha arrollado a sus rivales en playoffs gracias a actuaciones sobresalientes de Raheem Mostert.

Shanahan tiene marca 23-25 en tres campañas con los Niners, sin embargo, este año llevó a San Francisco a un récord de 13-3 para terminar como el sembrado N° 1 de la NFC.

"Si quieres que la gente se emocione por un año 6-10, inicia 0-9", declaró Shanahan esta semana recordando su inicio con la franquicia. "Después, todos están realmente emocionados por llegar a la temporada baja".

Sin embargo, no debemos pasar por alto que Kansas City también encontró equilibrio durante el transcurso de la temporada y terminó por delante de los Niners en puntos permitidos, colocándose en la séptima posición, mientras su ofensiva, considerada la mayor fortaleza del equipo, cerró en el quinto lugar en puntos anotados y sexto en yardas, detrás de San Francisco (N° 2 y N° 4, respectivamente).

El duelo no podría ser más parejo, por algo las apuestas se han mantenido prácticamente parejas desde el inicio y los Chiefs se mantuvieron como favoritos por 1.5 puntos, convirtiéndose en apenas el octavo Super Bowl en la historia con una línea menor a 3 puntos, el último fue la temporada pasada que los Patriots salieron como favoritos por 2.5 puntos frente a Los Angeles Rams.

Pero no podemos confiar en que esa será la tendencia del partido, debemos recordar que 13 de los últimos 15 equipos que han salido de blanco ganaron el partido, así que no hay nada escrito.

No hay mucho más que decir, sólo nos queda esperar que ambos cumplan con las expectativas y veamos un gran Super Bowl en Miami.

 

 

 

Fuente: ESPN