Shelly-Ann Fraser-Pryce se consagró en los 100 metros de Doha

La jamaiquina de 32 años se apuntó su cuarto metal áureo en la prueba reina de la velocidad, tras imponerse este domingo en la final del Mundial en la capital de Qatar sumando una nueva conquista a su vitrina de éxitos.

El día después de que Tori Bowie se impusiera en la final de los 100 metros de Londres, en 2017Shelly-Ann Fraser-Pryce daba a la luz su primer hijo, Zyon. Dos años después, ha vuelto a demostrar que estamos ante la mejor velocista de la historia con su cuarta corona mundial en el hectómetro, un logro del que no pueden presumir Carl Lewis, Maurice Greene y el mismísimo Usain Bolt.

Fraser-Pryce, que también es una de las tres mujeres con dos oros olímpicos, Pekín 2008 y Londres 2012, llegaba a Doha con la mejor marca de la temporada igualada con su compatriota Elaine Thompson, pero hace menos de un mes había mordido el polvo frente a la británica Dina Asher-Smith en la final de la Diamond League en Bruselas, así que había ciertas dudas sobre quién se llevaría el gato al agua en Doha.

Dudas que desaparecieron en la primera ronda del sábado, cuando corrió en unos increíbles 10.80 (-0.2), el crono más rápido de la historia en las series de un Mundial. Un tiempo con el que hubiera sido oro en 12 de los 16 campeonatos del mundo. Lo que se dice una barbaridad.

Ya hoy, en semifinales, volvía a marcar el paso con 10.81 (-0.4), acrecentando un favoritismo que en la final se encargó de confirmar desde el primer metro, pues mediada la carrera ya sólo quedaba saber quiénes la acompañarían en el podio.

Así se las gastó 'Pocket Rocket' (mide 1,52 metros), que también estaba inscrita en el 200 para intentar reeditar el doblete que ya logró en Moscú 2013, pero que finalmente se centrará en el relevo corto jamaicano. Su tiempo final, 10.71 (+0.1), iguala el que ya logró en Moscú 2013. Apenas una centésima menos que su marca personal, que data de 2012.

Asher-Smith, la reina de la velocidad europea, tuvo el consuelo de batir el récord nacional británico con 10.83 y preceder a la marfileña Marie-Josée Ta Lou (10.90) en el podio. La también jamaicana Thompson, campeona olímpica en Río, se quedó con la medalla de chocolate (10.93).

 

 

Fuente: Marca