Tottenham venció al City que se aleja a 22 puntos del Liverpool

Los dirigidos por José Mourinho se alzaron este domingo a los conducidos por "Pep" Guardiola, los cuales ven escaparse al líder de la clasificación que aumenta su ventaja sobre su más inmediato perseguidor.

A Guardiola se le torció el gesto cuando Lloris detuvo un penalti, empezó a asustarse cuando Zinchenko fue expulsado nada más regresar del descanso y pasó a estar hundido, definitivamente, cuando Bergwijn decidió conectar una volea maravillosa en el día de su debut. Fantástico encuentro de los de José Mourinho, que no lo están pasando bien sin Harry Kane y que ahora, con este resultado, consiguen encadenar dos victorias consecutivas tras cuatro jornadas sin lograr un triunfo. El City se queda por tanto a 22 puntos del líder y el Tottenham, que venía de una temporada desastrosa, quinto a solo cuatro puntos de la zona Champions.

Todo ello tras un partido que recordó a los Mourinho-Guardiola de toda la vida, aunque con algunos matices. El equipo del ex del Barcelona dominando la posesión, creando alguna buena ocasión como la que Agüero envió al palo en la primera mitad, y el conjunto del portugués aprovechando la velocidad y el contraataque para sacar ventaja de los descosidos que pudiese tener la defensa de su rival. Bergwijn, que debutó hoy de la mejor forma posible no solo por el gol, demostró que cuando esté adaptado puede ser un futbolista fantástico para el subcampeón de Europa.

Todo ello hasta la jugada que dominará la semana en Inglaterra y que supone dinamita pura para los detractores del VAR. Tras una entrada de Aurier sobre el ‘Kun’ que dejó al argentino doliéndose dentro del área, los colegiados al mando de la tecnología de videoarbitraje tardaron siete minutos en conceder la pena máxima a los citizensGuardiola, irónico, se señalaba al reloj mirando al asistente, mientras que Mourinho, arrebujado en su butaca, se reía con no menos sorna.

Polémica

La polémica, sin embargo, no acabó ahí, sino que Lloris, que no tenía ni un solo pie remotamente cerca de la línea de gol, consiguió detenerle a Gündogan su disparo desde los once metros. Sterling se lanzó entonces a por la pelota, el meta francés intentó arrebatársela y el inglés cayó al suelo. Tángana, empujones, malas palabras y mucha sangre caliente sobre el césped del Nuevo White Hart Lane, pero no un nuevo penalti. Mou pidió airadamente la segunda tarjeta amarilla para Sterling por fingir, ya que la había visto antes por una entrada criminal sobre el tobillo de Dele Alli que debió ser tarjeta roja, pero ni eso le concedieron.

Vea también http://www.gacetadeportes.com/beisbol/mlb/2020/02/02/dream-team-de-puerto-rico-fue-homenajeado-en-la-serie-del-caribe-2020--2.html

Pero sí que lo hicieron nada más reanudarse el partido, cuando una entrada de Zinchenko para intentar frenar un contraataque resultó en la segunda tarjeta para el lateral, que había visto la primera durante la pelea de la primera mitad. Guardiola, muy poco acostumbrado a verse en inferioridad numérica, ni siquiera tuvo tiempo para reaccionar, pues Bergwijn marcó su gol poco después.

La expulsión desequilibró el encuentro y Son, aprovechando su velocidad y una muy buena definición al palo derecho de Ederson, hizo el segundo y definitivo tanto que deja al Manchester City a un mundo de distancia del Liverpool.

 

 

Fuente: AS