City gana 2-0 a Crystal Palace

Pep sacó de su zona de confort a más jugadores (Navas de lateral, Yaya Touré de central...) pero no experimentó tanto como en el sur de Londres. En su visita a Selhurst Park, Guardiola fue un paso más allá.

Pep Guardiola le gusta mover el árbol. Estrujar su pizarra y agitar la coctelera buscando mezclas explosivas. Mover a sus piezas de sus posiciones naturales para encontrar soluciones a los problemas más imprevistos. En el Camp Nou, Mascherano dejó la medular para convertirse en el central de sus éxitos y Messi la banda para ser un goleador aún más letal y leyenda.

Hasta probó a Alves en la zona ancha. Una demarcación a la que subió a Lahm y a Kimmich en Múnich. En el City, las pruebas han llegado atrás: Zinchenko y Delph se adueñaron del lateral izquierdo 'olvidándose' del oficio de medio y Kolarov y Fernandinho taparon sus agujeros en el eje de la zaga.

Pep sacó de su zona de confort a más jugadores (Navas de lateral, Yaya Touré de central...) pero no experimentó tanto como en el sur de Londres. En su visita a Selhurst Park, Guardiola fue un paso más allá. Dio una vuelta de tuerca a sus inventos colocando a Rodri y Fernandinho como centrales. Una fórmula de éxito con la que el City ganó (0-2) al Crystal Palace dejando su portería a cero.

Vea también: http://www.gacetadeportes.com/futbol/premier-league/2019/10/19/marcos-alonso-desatasca-al-chelsea-ante-el-newcastle.html