Arturo Vidal habría renunciado a su último año de contrato con el FC Barcelona para marcharse ya al Inter

El volante chileno quiere conseguir su desvinculación de los blaugranas, y así tener el camino libre tomando rumbo hacia el país de la bota, en el cual se sumaría al club neroazzurro y reencontrarse con el entrenador Antonio Conte, quien lo dirigió en la Juventus.

En un principio todo transcurría muy bien con el Inter de Milan, de pronto se truncó debido a que el chileno Arturo Vidal no lograba ponerse de acuerdo con el FC Barcelona para conseguir liquidar su contrato vigente, y ahora la salida del suramericano vuelve a lucir como algo inminente. De acuerdo a lo conocido, Vidal quien legítamamente estaba defendiendo según él sus derechos salariales, ha modificado de manera radical su estrategia.

El volante, de acuerdo a fuentes del club blaugrana, ha renunciado a percibir el último de su contrato y sólo desea cobrar lo que corresponda al día de hoy. Y la explicación a la definitiva variable es relativamente sencilla tanto desde el punto de vista futbolístico como en el plano económico. Lo esencial es que Ronald Koeman no cuenta para nada con él. En cambio, Antonio Conte , con el que ya trabajó muy a gusto en la Juventus, sí le quiere tener a su lado en el Inter.

Vea también El combate de la trilogía Fury-Wilder podría efectuarse el 19 de diciembre

En lo referente al salario la cuestión es tan evidente como la deportiva. El régimen fiscal del calcio, sobre el 30%, está muy por debajo de la presión de Hacienda en España. Para beneficiarse de esa ventaja hay que cotizar al menos dos años en Italia y eso, dos años, es el contrato que le ofrece el Inter. Es decir, un año más que lo firmado en el Barsa y, por tanto, mayores ingresos para el jugador.

Queda por definir cómo será la salida. Si directamente con la carta de libertad en el bolsillo o con un traspaso simbólico, al estilo Ivan Rakitic con el Sevilla, que le permita al Barsa ingresar algo más a corto plazo a través de variables. El equipo andaluz pagó 1,5 millones y hay otros 9 condicionados a objetivos: que en los próximos cuatro años el Sevilla se clasifique para la Champions (2 millones) o para la Europa League (1 millón). El Barsa cree que las buenas relaciones con el Inter facilitarán un solución similar. Veremos.

 

 

Fuente: Mundo Deportivo