Marcelo acelera para estrar contra el Valencia en la semifinal de Yeda

El equipo blanco trabaja para el regreso a LaLiga, fijado para el sábado a las cuatro de la tarde en Getafe. Lo hace para prolongar una racha de nueve partidos de Liga sin derrota desde que cayera en Mallorca el 19 de octubre.

El Real Madrid ha despedido el año 2019 con el último entrenamiento del año. Los jugadores de Zidane han cerrado en Valdebebas un año que les ha dejado cicatrices, los 365 días en los que entregaron un reinado europeo que se prolongó durante más de 1.000 días. Nadie en el Madrid echará de menos al 2019. Sin embargo, Zidane y los suyos han logrado que el año termine con sensaciones optimistas.

El equipo blanco trabaja para el regreso a LaLiga, arreglado para el sábado a las cuatro de la tarde en Getafe. Lo hace para prolongar una racha de nueve partidos de Liga sin derrota desde que cayera en Mallorca el 19 de octubre, la mejor del campeonato. Pero también para romper con tres jornadas seguidas sin ganar y 180 minutos sin ver puerta. A pesar de todo lo vivido desde entonces, el Madrid no suma cuatro partidos ligueros sin victoria desde la cadena de cinco que le costó el puesto a Lopetegui.

De cara a la visita al Coliseo, Zidane cuenta al fin con James. El colombiano no aparece en el campo desde hace más de dos meses, el 22 de octubre. Su vuelta supone aire para la zona ofensiva y un plus de talento. La otra cara está en la zaga con la baja de Sergio Ramos. El capitán blanco vio la quinta amarilla ante el Athletic, lo que abre las puertas del Militao para medirse al equipo de Bordalás.

Vea también:  http://www.gacetadeportes.com/tenis/wta/2019/12/31/serena-nombrada-atleta-de-la-decada.html