Arsène Wenger habló de sus rechazos a no dirigir el Real Madrid

El francés quien fuera el entrenador del Arsenal entre 1996 a 2018 señaló que tal vez sacrificó "algunas victorias en favor de la lealtad" en unas declaraciones a beIN Sport sobre sus negativas a ser el estratega del club merengue.

El nombre de Arsène Wenger ha vuelto a verse relacionado con el Real Madrid en los últimos días. El motivo no es otro que unas declaraciones del técnico francés en beIN Sport donde reconoce que declinó firmar en el pasado por el cuadro blanco.

"Tal vez sacrifiqué algunas victorias en favor de la lealtad", señaló el por entonces técnico del Arsenal. Lo cierto es que el francés rechazó hasta tres ofertas blancas a lo largo de su trayectoria 'gunner'.

Wenger llegó al Arsenal en septiembre de 1996 y logró aguantar la meritoria cifra de 22 temporadas en las que logró 4 Premier y 7 FA Cup, premios que le permitieron convertirse en el técnico más laureado de la historia del cuadro 'gunner'. Sus éxitos y su manera de entender el fútbol despertaron la atención de clubes como el Real Madrid, que estuvo varios años coqueteando con el técnico para sentarlo en el banquillo merengue.

La vez que más cerca estuvo Florentino de atar al de Estrasburgo fue en la última de estas tres, en el año 2003. Hubo una reunión entre ambos en París, en el hotel donde Wenger se reunía habitualmente, que a punto estuvo de cristalizar. El principal escollo era el hecho de que en el banquillo blanco existía y existe mucha menos paciencia con los entrenadores. Con una pequeña racha negativa de resultados, la cabeza del míster corre peligro. En la capital española, además, no tendría toda la libertad de la que gozó en Inglaterra"Desde muy joven, pensé que quería trabajar de la manera que me gusta y sentí que estaba en un club donde satisfacían mis necesidades de la forma en que quería trabajar", señaló en televisión.

Las urgencias y la dificultad para manejar el club como él quería hicieron que su respuesta fuese negativa. Necesitaba más garantías para asumir el mando además de que se sentía en deuda con el Arsenal, club que le dio todo. Durante la época que el técnico estuvo en Londres (1996-2018), el Madrid llegó a tener hasta 19 entrenadores diferentes. En tres de esas ocasiones en las que hubo relevo en Chamartín, desde Madrid llamaron a Wenger para ofrecerle el puesto.

Vea también http://www.gacetadeportes.com/futbol/liga-santander/2019/10/17/murthy-se-reunira-con-lim-para-despedir-a-alemany--2.html

Aquella reunión en París, que coincide como en las anteriores en que llegaron tras conquistar Wenger títulos en Inglaterra, la montó un Valdano que reconoció públicamente el interés: "Me atraía como entrenador porque representaba un estilo del fútbol y tenía la fuerza de un símbolo en Inglaterra. Tenía todo lo que a mí y a Florentino nos atraía en ese momento para ser entrenador del Madrid. Entiendo que tenía un compromiso moral con el Arsenal y se sentía una figura gigantesca dentro del club.

En España es más complicado conseguirlo". El argentino tuvo la intención de que respondería 'no': "La primera vez se sintió muy atraído, pero, en mi interpretación, y aunque fue entusiasta y nos pidió una semana, me fui sabiendo que no iba a llegar al Real Madrid. Seamos sinceros, en ningún club español habría estado 22 años. Se sentía arropado hasta por los bancos".

Una oportunidad muy dura de rechazar

Wenger, que volvió a decir 'no' en 2009 a un Florentino que tuvo que firmar a Pellegrini, lo tenía muy claro: "Estaba en el lugar perfecto para mí, ¿por qué iba a cambiar con riesgo de no sentirme bien con mi trabajo?". El ex de los 'gunners' es consciente de que con los blancos podría haber ganado mucho más y no hubiese estado tan limitado económicamente. "Hoy en día a veces pienso si realmente hice bien o no rechazándoles pero en aquel momento sentía que estaba en un club idóneo", agregó.

 

 

 

Fuente: Marca