Japón salió de la carrera por ser anfitrión del Mundial Femenino 2023

La federación nipona optó por su nombre de la lista de aspirantes a obtener la sede de la próxima edición de la justa universal femenil, y así quedan con opciones la candidatura conjunta de Australia y Nueva Zelanda contra la de Colombia.

Japón retiró el lunes su candidatura por la sede de la Copa Mundial femenina de 2023, con lo que el proyecto conjunto de Australia y Nueva Zelanda queda como claro favorito sobre el de Colombia en la votación de la FIFA.

Japón y Australia forman parte de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC) y se hubieran dividido el respaldo regional en la votación que el Consejo de la FIFA realizará el próximo jueves.

Colombia quedó como único rival de Australia y Nueva Zelanda, cuya propuesta recibió una calificación de 4.1 puntos de un máximo de 5 en una evaluación de la FIFA este mes. Colombia obtuvo un 2.8, la peor calificación. Japón recibió un 3.9.

La Federación Japonesa de Fútbol anunció su retiro en una rueda de prensa virtual en Tokio.

“Hoy, hemos decidido retirar nuestra candidatura para organizar el Mundial femenino de 2023”, dijo el presidente de la federación Kozo Tashima. “No podría sentirme más decepcionado por tener que tomar esta difícil decisión”.

Al bajarse Japón, Tashima podrá votar el jueves y lo más seguro es que todos los siete delegados de la confederación de Asia dentro del Consejo de la FIFA, compuesto por 37 miembros, apoyen a Australia. Nueva Zelanda forma parte del bloque de Oceanía, uno que cuenta con tres miembros en el Consejo, pero con sólo dos votantes habilitados para el cónclave virtual desde Zúrich.

Tras elogiar la decisión de Japón como “otro muestra impresionante de la unidad del fútbol asiático”, el presidente de la AFC, el Sheikh Salman bin Ebrahim Al Khalifa de Bahréin, también destacó la “histórica candidatura de países de confederaciones distintas”.

“Más importante, esta es la candidatura más avanzada en el plano tecnológico”, dijo Sheikh Salman en un comunicado. “Tenemos que dejarnos orientar por los expertos”.

Las aspiraciones de Colombia recibieron un duro golpe por la mediocre evaluación que le dio la misión de inspectores de la FIFA, que pasó revista a estadios, seguridad, hotelería y otra infraestructura.

De acuerdo con la FIFA, el proyecto de Colombia necesita “una significativa cuota de inversión y respaldo”. En cambio, Australia y Nueva Zelanda resultó ser la candidatura “más favorable en lo comercial”.

Tal evaluación provocó que la CONMEBOL y la Federación Colombiana se quejaran en un comunicado. La entidad rectora del fútbol sudamericano ha mantenido una tensa relación con la FIFA en meses recientes.

La CONMEBOL, que cuenta con un bloque de cinco miembros en el Consejo pero sólo cuatro votantes habilitados para el jueves, ha dado pasos para tener un vínculo más estrecho con la UEFA, el ente rector de Europa que tiene el bloque más grande con nueve.

Vea también Manchester United estaría considerando fichar a Ansu Fati

Los colombianos argumentaron que “conclusiones erradas y discriminatorias” afectaron la puntuación de Colombia en elementos como seguridad, salud y comercialización.

Sobre la seguridad, la carta de los sudamericanos dijo que la evaluación consignó una “lamentable ligereza” al mencionar el tema del terrorismo, denotando “ignorancia” con la actual situación del país.

En cuanto a la salud, el informe fue criticado por decir “sin sustento alguno” que el sistema hospitalario tiene carencias, al punto que se tendría que evacuar pacientes con cuadros graves a otros países. Según los colombianos se trata de una “afirmación ofensiva”.

Colombia también recordó que “organizó con éxito” el Mundial Sub20 en 2021 y el Mundial Futsal en 2016, además de otras competiciones regionales.

La FIFA prometió publicar los votos como parte de una política de transparencia que comenzó con la votación del Mundial de hombres de 2020, en la que participaron más de 200 federaciones miembros. La candidatura conjunta de Estados Unidos, México y Canadá derrotó a Marruecos hace dos años.

Fue una política que comenzó con el nuevo presidente de la FIFA Gianni Infantino tras los criticados votos secretos por parte de miembros del comité ejecutivo en 2010 al seleccionar a Rusia y Qatar como sedes de los mundiales de 2018 y 2020. Esas campañas han sido investigadas por la FIFA y fiscales en Estados Unidos, Francia y Suiza.

Ninguno de los países aspirantes ha organizado un Mundial femenino, cuya primera edición se disputó en 1991. Nunca se ha realizado en Sudamérica.

Las mejores selecciones de mujeres estarán en Japón el año entrante para los aplazados Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Japón también quiere conseguir la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 para montarlos en Sapporo.

Japón ganó el título del Mundial femenino en 2011 y quedó segundo en 2015.

Estados Unidos se ha consagrado en cuatro ocasiones, la última el año pasado en Francia. Australia y Nueva Zelanda nunca han quedado entre los cuatro primeras.

 

 

 

Fuente: AP