El Barcelona apunta a una negociación larga para lograr el fichaje de Lautaro Martínez

El pago de la cláusula de rescisión de 111 millones de euros vence el 7 de julio, por lo cual el delantero argentino podría marcharse sin haber concretado un nuevo trato con otro equipo. Los blaugranas podrían llegar a ese monto enviando a varios de sus jugadores a los interistas.

Beppe Marotta, máximo ejecutivo del Inter de Milán desveló el martes en sendas entrevistas a La Gazetta dello Sport y Sky Italia que la cláusula de 111 millones de euros por la que Lautaro Martínez (22 años) puede irse del Inter sin negociar caduca el próximo 7 de julio. También reconoció que el Barcelona es el equipo que a lo largo de estas últimas fechas más interés ha mostrado por el argentino, pero que no cree que vaya a pagar esa cantidad.

En el Barcelona están de acuerdo con Marotta, auqnue por diferentes motivos. A día de hoy se descarta absolutamente el pago de la cláusula de 111 millones sencillamente porque el club blaugrana no puede afrontar esta operación. Por tanto esa fecha límite del 7 de julio no le supone al Barcelona ningún límite de fecha tope.

Vea también Lisboa sería la elegida para ser la sede de la fase final de la Champions

Al contrario, en el Barcelona son conscientes de que la negociación por Lautaro Martínez va a ser dura y larga y apunta a culebrón del verano. El Barsa sólo podría llegar a esa cantidad si se incluyera en la misma a jugadores de su plantilla en forma de intercambio, algo que no parece que sea del agrado del Inter y que además presenta múltiples complicaciones porque ya entraría la voluntad de otros futbolistas. Así que la idea del Barcelona es la de rebajar esos 111 millones y en ese escenario creen que una negociación larga juega a su favor. primero porque ante la crisis económica la realidad de los traspasos en el fútbol estará muy por debajo de la frontera de los 100 millones, cantidades que en el Camp Nou consideran que tardarán mucho en volver a pagarse. Y en segundo lugar, el Barcelona considera que juega con la ventaja de tener ya perfilado un acuerdo con el jugador, cuya voluntad es la de vestir de blaugrana la próxima temporada.

Así pues, la fecha límite del 7 de julio que es cuando caduca la cláusula de 111 millones no se ve desde el Camp Nou, ni mucho menos, como el final de una historia que puede durar todo el verano.

 

 

Fuente: AS