Fútbol - Fútbol Internacional

Nuevos datos en supuesto pago de sobornos para la votación de la sede del Mundial de 2022

Autoridades federales de la nación estadounidense informaron puntos claves que no se conocían sobre las coimas que habrían recibido para garantizar que Qatar fuera declarada como anfitriona de la venidera cita magna.
Fiscales señalaron a dos ex directivos de 21st Century Fox de haber efectuados pagos ilegales con el objetivo de asegurar los derechos de transmisión de la justa máxima Fiscales señalaron a dos ex directivos de 21st Century Fox de haber efectuados pagos ilegales con el objetivo de asegurar los derechos de transmisión de la justa máxima

Fiscales federales revelaron el lunes nuevos detalles del supuesto pago de sobornos a miembros del comité ejecutivo de la FIFA para obtener sus votos para designar a Qatar como sede del Mundial de 2022 y acusan a un par de exejecutivos de 21st Century Fox de realizar pagos ilegales para obtener los derechos de transmisión de los torneos de 2018 y 2022.

Una imputación a la que se le retiraron los sellos de confidencialidad el lunes en una corte federal de distrito de Brooklyn afirma que Nicolás Leoz, entonces presidente de CONMEBOL, y el expresidente de la federación brasileña, Ricardo Teixeira, recibieron sobornos para votar por Qatar durante la reunión del comité ejecutivo de FIFA en 2010.

Jack Warner, de Trinidad y Tobago, presidente de CONCACAF, recibió 5 millones de dólares en sobornos a cambio de su voto a favor de Rusia para albergar el Mundial de 2018 de parte de 10 compañías fantasma distintas, incluyendo entidades en Anguila, Chipre y las Islas Vírgenes Británicas, según la imputación. Al presidente de la federación de Guatemala Rafael Salguero se le prometió un soborno por 1 millón de dólares, según la denuncia.

Leoz, quien murió en agosto pasado, evitó la extradición, al igual que Warner y Teixeira. Salguero se declaró culpable en 2018 por dos cargos de conspiración de fraude electrónico y un cargo por soborno y conspiración de lavado de dinero.

Alejandro Burzaco, exdirector de la compañía de publicidad Torneos y Competencias, testificó en 2017 que los tres miembros sudamericanos del comité Leoz, Teixeira y el argentino Julio Grondona, ya fallecido, fueron parte de los 22 miembros del comité ejecutivo de la FIFA en recibir sobornos millonarios para votar a favor de Qatar, que superó 14-8 a la propuesta de Estados Unidos.

Vea también Thomas Müller renovó con el Bayern y se mantendrá como puntal hasta 2023 (+Video)

Los exejecutivos de 21st Century Fox Hernán López y Carlos Martínez fueron acusados el lunes de realizar pagos a funcionarios de CONMEBOL para obtener información de la subasta de derechos de transmisión de parte de un co-conspirador cuya identidad no fue dada a conocer en la imputación.

ESPN tenía los derechos de transmisión en inglés para los Mundiales entre 1994-2014, pero en 2011 Fox obtuvo los derechos para los torneos de 2018 y 2022. Después de que el certamen de Qatar fue movido del verano a finales de otoño, cuando posiblemente recibiría menor atención en Estados Unidos, la FIFA le otorgó a Fox los derechos para 2026 sin una licitación.

En la imputación, realizada por un jurado investigador el 18 de marzo, también se acusa al exdirector general de Imagina Media Audiovisual Gerard Romy; y a la compañía de mercadeo uruguaya Full Play Group SA. El Departamento de Justicia señaló que los cargos incluyen fraude electrónico y lavado de dinero.

Desde que se anunciaron las primeras acusaciones en mayo de 2015, se han dado a conocer 26 admisiones de culpabilidad, muchas de ellas de exfuncionarios del fútbol, incluyendo al secretario general de CONCACAF, Chuck Blazer.

El presidente de la CONMEBOL Juan Ángel Napout y el presidente de la federación de Brasil José María Marín fueron condenados después de ir a juicio. Napout cumple sentencia en Florida y Marín salió de prisión la semana pasada.

 

 

Fuente: AP

Categoria : Fútbol Internacional Deporte : Fútbol
Tomás Rincón
Tomás Rincón     

Periodista Deportivo.Bilingue. Sports Journalist.