De Rossi quiere busca reivindicarse

El romano de 34 años tiene como meta clara reafirmar que llegó a Boca Juniors para ser figurar, y en base a esto desea dejar la eliminación ante River Plate en la Libertadores y enfocarse en lo que viene.

La eliminación ante River dejó heridas muy profundas en Boca. Al punto que ese mismo día la Bombonera explotó contra Daniel Angelici, Gustavo Alfaro tomó la decisión de irse en diciembre y volvieron los fantasmas de Madrid. Se rompió todo, o al menos eso hizo parecer la derrota en el Súper. Sin embargo, si bien en el club son consciente de lo que significó este golpazo, también saben que no es momento de tirar el edificio abajo y empezar de cero una vez más, sino que es tiempo de analizar qué se hizo bien y rescatarlo de cara al 2020.

Dentro de ese balance entran Esteban Andrada, los centrales (Lisandro López y Carlos Izquierdoz), Iván Marcone, Eduardo Salvio y Mauro Zárate, entre otros. Pero también un nombre que revolucionó al país, y que más allá de que de un día para el otro quedó a la sombra, hoy tiene sed de revancha: Daniele De Rossi.

El romano de 34 años sigue siendo uno de los proyectos más importantes de la dirección deportiva que encabeza Nicolás Burdisso. Y ahora con más intensidad que antes porque el italiano quiere revertir su imagen. Es decir, reafirmar que vino a Boca para jugar y para coronar una gran carrera en Europa que incluyó 18 temporadas en la Roma y un campeonato del mundo con Italia; y no sólo para vestir la camiseta con la que empezó a soñar desde que vio a Maradona en un palco de la Bombonera y mucho menos para estar de vacaciones en el país. Por eso el dolor, la angustia y la decepción, pero también las ganas de darlo vuelta en el corto plazo.

La distensión que sufrió luego del superclásico de la Superliga (el 0-0 del 1/9 en Núñez), le trajo dos problemas: una es que no pudo tener la continuidad que había conseguido desde su debut, con gol, ante Almagro en la Copa Argentina, sino que además su propia ansiedad lo llevó a apurar los tiempos de recuperación, se resintió y estuvo más tiempo afuera del que hubiera querido. Y ahí, tal vez, la piedra en el zapato: De Rossi quedó muy dolido por perderse la serie de semis. "Está muy desilusionado por no haber estado disponible en la Copa. Sobre todo en la ida en el Monumental. En el segundo estuvo, pero llegó con lo justo y el partido hizo que no se lo necesitara", le contaron a Olé desde Casa Amarilla.

Vea también http://www.gacetadeportes.com/futbol/internacional/2019/10/28/messi-y-aguero-resaltaran

En Boca están convencidos de que Lele recién está arrancando su experiencia en la Argentina. O mejor dicho, que su tiempo de adaptación al país, a una nueva idiosincrasia, a un estilo de vida totalmente diferente y al fútbol sudamericano, se dio en un contexto en el que el club necesitaba resurgir como sea de lo que pasó en Madrid y que eso, de alguna manera, le jugó en contra al tano. Pero eso no quiere decir que su momento acá se haya terminado como instalaron los medios italianos después de la primera semi de Copa (incluso, hasta aseguraron que en diciembre se volvía a su país). Por el contrario, desde Boca se encargaron de desmentir rápidamente esa versión. Aunque eso no es lo único que piensan.

Consideran que el proyecto De Rossi continúa, ya que no sólo se hizo una apuesta y una inversión muy grande por él, sino que además lo ven muy metido, con ganas de revertir su imagen, de jugar todo lo que se propuso cuando llegó a la Argentina (¿tendrá más chances si es que Alfaro se va?) y, algo que demuestra que la cosa va en serio, de volver a la selección italiana. Boca le devolvió el deseo a Daniele, aunque también tuvo mucho que ver que el DT Roberto Mancini lo haya puesto en una lista de preseleccionados en la fecha FIFA de septiembre, más allá de que luego no fue por estar lesionado.

Aparte, la alegría, la comodidad y la estabilidad del mediocampista se traducen también en su familia: su mujer y sus hijos no sólo ya se instalaron en Palermo, recorriendo cada rincón de la ciudad, algo que la modelo Sarah Felberbaum, su esposa, deja ver en su cuenta de Instagram.

Ahora bien, hay un punto clave a tener en cuenta. ¿La continuidad de De Rossi depende de lo que pase en las elecciones de diciembre? Si no siguen el oficialismo y tampoco Burdisso, ¿la nueva conducción le hará un lugar al tano? Contrato tiene (hasta junio de 2020), pero eso no es síntoma de nada... "Sigue siendo un líder muy presente en los chicos. Su presencia en el vestuario no cambia para nada con respecto a lo que pasó... Porque además, ésa es una de las cuestiones por las que vino", avisaron desde el club. Así, de Rossi va por la revancha. ¡Per la vendetta!

 

 

Fuente: Olé