Boca Juniors despide a un empleado de seguridad y River Plate lo contrata

Un efectivo llamado Néstor Portillo quien se solidarizó con el club de Núñez en la celebración de la victoria y avance a la final de la Copa Libertadores, resultó cesanteado por el alto mando del club xeneize y posteriormente fue contratado por el archirrival.

Apenas terminó el partido entre Boca y River por la vuelta de la semifinal de la Copa Libertadores, los jugadores del Millonario se pusieron a festejar en el círculo central la clasificación a la final. Y ahí apareció en escena, con un chaleco amarilloun empleado de seguridad de la empresa PCP, quien se abrazó con Matías Suárez y Lucas Pratto. La imagen del hombre se hizo viral y, pocas horas después, fue despedido de Boca.

"Cuando terminó el partido, me acerqué porque siempre nos hacen rodear a los jugadores. Inmediatamente que los abracé me llamaron a la base, discutí con un supervisor y hoy (por el miércoles) me echaron", contó Néstor Portillo en charla con Radio Nihuil y dio detalles: “Me despidieron por incitación a la violencia. Me dijeron que no debía haberlo hecho y que Boca pedía mi cabeza. Si Boca me paga los 11 años de indemnización me voy, pero ahora voy a tener que afrontar un juicio. Mi jefe me basureó y me dijo: te damos un sueldo y renunciá, porque sino te echamos con causa, pero yo no herí a nadie, no hubo violencia. Solo abracé a un jugador y les pedí que no festejen desmedidamente y se fueran al vestuario".

Vea también http://www.gacetadeportes.com/futbol/internacional/2019/10/25/vlatko-andonovski-sera-el-nuevo-entrenador-de-la-seleccion-femenina-de-estados-unidos--2.html

El caso de Néstor resonó en los medios y en la redes sociales hasta que llegó a la dirigencia de River, que decidió contratar en realidad la empresa de seguridad Tech, que trabaja para River, a este fanático del Millonario, padre de dos hijos, que también reconoció que no es la primera vez que celebra con los jugadores. “Cuando nos fuimos al descenso entré al vestuario con los jugadores. Grité un gol una vez, de Lanzini, y casi me matan. No puedo evitar el impulso. Alguna vez, cada tanto, fui al Monumental, pero el sueldo no me da para ir a la cancha. Nunca iba a tener una ocasión así en mi vida", admitió el ahora trabajador de la institución de Núñez.

 

 

Fuente: AS