El vestuario del FC Barcelona: "Así no vamos a ganar la Champions"

Luego de la victoria por estrecho margen (1-2) frente al Slavia Praga en duelo de la fase de grupos de la máxima justa continental se dieron conversaciones entre los jugadores del cuadro azulgrana y las posibilidades de alzarse con el título.

El triunfo que el Barcelona consiguió el pasado miércoles en Praga es uno de los más amargos de los últimos tiempos. A pesar de haber conseguido los tres puntos y colocarse como líder del grupo, los jugadores quedaron muy tocados por la imagen que dio el equipo en el Eden Arena de la capital checa. Las caras de los azulgranas cuando dejaban el césped lo decía todo. Desde Messi, que fue el primero en abandonar el terreno de juego, hasta Ter Stegen pasando por Piqué o Luis Suárez.

Al llegar al vestuario la tensión se elevó considerablemente entre los jugadores. No estuvieron presentes los componentes del cuerpo técnico, fue una conversación entre los futbolistas en los que hubo momento duros. Los pesos pesados fueron los que tomaron las riendas de la conversación.

"Si jugamos así no vamos a ganar la Champions", fue una de las primeras frases que se dijo, tal y como había adelantado El Chiringuito. La reacción del equipo, o ausencia de ella, en algunos momentos recordó a los partidos de Roma o Liverpool, especialmente cuando el Slavia consiguió empatar y los azulgranas se descompusieron y perdieron el control del partido.

Y en el vestuario se recordaron estos partidos indicando que si el rival hubiera sido uno de los grandes de Europa les hubieran metido unos cuantos. La falta de reacción se pudo ver en los jugadores, pero también en el banquillo que no era capaz de reaccionar ante lo que estaba sucediendo. La imagen de Messi mirando a Valverde después del gol del Slavia en busca de una respuesta fue un claro síntoma del desconcierto azulgrana en aquel momento.

Vea también http://www.gacetadeportes.com/futbol/internacional/2019/10/25/messi-dijo-que-no-cambiaria-nada-de-lo-que-ha-ganado-por-ser-campeon-del-mundo--2.html

Los jugadores se reprocharon que parecían un equipo de niños incapaces de encontrar respuestas a lo que les pasó en Praga a pesar del triunfo final. La plantilla es consciente de que el equipo necesita una mejora si realmente quiere competir con los grandes de Europa y ganar la Champions.

Ter Stegen fue muy claro a la conclusión del partido indicando que había que hablar de muchas cosas, si bien cuando dijo eso ante los medios de comunicación esta conversación ya se había producido en el vestuario del Eden Arena"Hay mucho espacio para mejorar como equipo", publicaría posteriormente en las redes sociales.

Al día siguiente, durante la sesión de entrenamiento programada a la una del mediodía, no sucedió nada. Valverde no habló con los jugadores ni en el vestuario ni en el césped. La conversación se debería haber producido en el interior porque la gran mayoría de los titulares hicieron sesión de recuperación en el gimnasio y no saltaron al césped del campo de entrenamiento de la Ciudad Deportiva. No hubo charla. Y esta no se producirá como muy pronto hasta este domingo cuando el equipo reanude los entrenamientos.

La plantilla del Barcelona sabe que tiene tiempo para reaccionar y elevar el nivel de cara a las eliminatorias que tendrán lugar después de las fiestas navideñas. Son conscientes de que tienen que mejorar el espíritu competitivo del equipo a todos los niveles y esa fue la queja de los pesos pesados en el vestuario del Slavia. Y lo mejor es que este partido llega cuando el equipo es líder y tiene encarrilada la clasificación.

 

 

Fuente: Marca