El Brujas envía al Madrid a la hoguera

En medio tiempo calamitoso el Madrid destrozó todo lo que había ganado desde la debacle de París. Se pueden buscar culpables individuales, desde Lucas a Courtois pasando por Modric

La Champions, la gloria eterna del Real Madrid, se convirtió en un inesperado infierno blanco. Un primer acto pésimo, jugado al ralentí ante un rival que aprovechó sus ocasiones con habilidad y fortuna, obligó a una remontada que no se completó. Y no fue por falta de intensidad, sino de juego, de ideas. Un punto en dos jornadas es un arranque impropio de un equipo campeón. Si aspira a pasar debe ganarlo todo. O casi.

En medio tiempo calamitoso el Madrid destruyó todo lo que había ganado desde la debacle de París. Se pueden buscar culpables individuales, desde Lucas a Courtois pasando por Modric, pero si se había recompuesto como equipo claudicó como tal. La Champions que parecía tan sencilla no hace mucho subrayó todas las preocupaciones del Madrid que salió confiado, moviendo la pelota con parsimonia, envejecido, y recibió un castigo tremendo. El Brujas, ordenado y vertical, se fue al descanso 0-2 porque cambia dos de sus tres rehace una portería.

Zidane conoció a Modric de inicio y rescató su centro del campo. No fue el día del croata, sino que desapareció el Madrid de las líneas juntas y el sacrificio defensivo. Así llegó el primer tanto, con Carvajal fiando la espalda, Ramos arriesgando en el fuera del juego y Varane sin cerrar. Metió Vanaken, sirvió Tau y Buenaventura, al intentar controlar, se tropezó y marcó. Anuló el asistente, pero el VAR revisó la jugada y concedió el tanto.