Luis Arcón pactó con Abram Martínez y sigue invicto

La última riña del olímpico en Rio 2016 había sido el 13 de diciembre del año pasado en su natal Venezuela, ganando su décimo combate por la vía del cloroformo en fila contra su compatriota Jasond Prado.

Un verdadero "toma y dame” se vivió en la pelea entre el venezolano Luis “El Halcón” Arcón ante el descendiente mexicano Abram Martínez, la cual culminó en un empate técnico durante la velada de este sábado por la noche en el Microsoft Theatre, de Los Ángeles, Estados Unidos.

Ambos púgiles abrieron la cartelera californiana de Premier Boxing Champions y de qué manera, pues con soberbios impactos en cada uno de los rounds, animaron a los televidentes en duelo de invictos, en el peso welter junior. El juez Steve Morrow anotó a Arcón un triunfo 76-74, pero Pat Russell le dio crédito a Martínez por una victoria 76-74 y Edward Hernández apuntó la acción igualada (75-75).

“Fue una pelea bastante pareja, los dos somos unos jóvenes buenos e invictos, pero aún así creo que saqué la mejor parte para obtener la victoria. Los árbitros dieron la decisión como ellos lo vieron y no hay marcha atrás”,  manifestó en entrevista exclusiva “El llanero de Oro”.    

Lo más sobresaliente del enfrentamiento: Martínez, de Las Vegas (8-0-1, 6 KOs) derribó a Arcón con un gancho de izquierda de contraataque al final del segundo episodio. Sin embargo, el guariqueño (10-0-1, 10 KOs) regresó a la pugna boxeando bien en los asaltos intermedios, sobrevivió a problemas durante el séptimo asalto y finalmente añadió una caída con varios segundos para el final en esta pelea de ida y vuelta.

La mano derecha del azteca-norteamericano sorprendió al criollo y casi lo mandó a la lona con 1:35 para el final del séptimo capítulo. El de Valle de la Pascua se alejó de su contrincante después de levantarse de una posición en cuclillas y sacudió la cabeza para indicar que no estaba herido.

Pero el jab discordante de Arcón hizo retroceder a Martínez contra las cuerdas cuando faltaban 25 segundos, atrapándolo y haciendo que se alejara de él en la agonía del propio séptimo round. El llanero tomó su último envión en el 8vo, y a nada para el toque de la campana, propinó un gancho de izquierda y remató con la derecha que casi mandó al "país de los sueños" a su rival.

“Me voy a tomar unos días de descanso y luego me incorporaré al gimnasio, porque estoy seguro que la organización quedó complacida con el trabajo que hice y seguramente estaré en acción pronto”, informó el de Guárico, quien reside y realiza sus entrenamientos en la ciudad de Boston.