Wilder y Fury se dijeron de todo en la conferencia de prensa

El par de referentes de los pesos pesados se vieron las caras este miércoles ante los medios de comunicación, previo a lo que será el segundo combate entre ambos, luego del que protagonizaron en diciembre de 2018.

Se dijeron de todo y casi llegan a los golpes, antes de tiempo.

La última conferencia de prensa entre Deontay Wilder y Tyson Fury pasó de la seriedad a las bromas y de las afirmaciones a los insultos. Además, casi termina en un pleito callejero, que hubiera servido de previo al que tendrán sobre un cuadrilátero este sábado por la noche.

Wilder expondrá su campeonato de peso Completo del Consejo Mundial de Boxeo ante Fury en la segunda pelea entre ambos y por el mismo título, después de la que sostuvieron en diciembre del 2018.

"Nadie va a salvarte esta vez", dijo Wilder (42-0-1, 41 kO's) a Fury (29-0-1, 20 KO's). "Voy a noquearte de una manera terrible, devastadora. No sabrás ni quién eres. Tengo este brazo derecho privilegiado que va a acabar contigo el sábado para siempre", agregó.

Fue una tarde llena de colorido en la misma arena donde se enfrentarán el sábado. El primer round llegó en la presentación de ambos púgiles frente a la prensa, que tuvo dos episodios físicos, sin que en realidad nadie saliera golpeado; solo empujones y groserías.

Después, el moderador pidió cordura y que cada uno de los campeones diera sus primeras impresiones sobre el combate que por fin está a tres días de realizarse.

Comenzó Wilder, quien reiteró que castigará y vencerá a Fury, quien empezó a interrumpir, reírse, "bailotear" y, por supuesto, insultar.

"Ahora eres el tercer mejor peso Pesado en el mundo", dijo Fury.

"¿Quién es el número dos?", respondió Wilder.

"Tu mamá", replicó Fury.

A partir de ahí, ya fue imposible que se hablaran sin interrupciones; mucho menos que respondieran a un par de preguntas de la prensa sin que uno o el otro siguiera con la batalla verbal.

Vea también John Beilein decidió renunciar a su cargo como coach de los Cavaliers

"Un boxeador contra un golpeador siempre hacen una buena pelea", agregó Fury. "Como hemos visto durante generaciones y generaciones, 90 por ciento de las ocasiones, el boxeador siempre gana. Estoy contento de que yo soy el boxeador y no el golpeador".

El segundo episodio que casi termina a golpes llegó al llegar el primer corte de la transmisión en vivo que se realizaba de la conferencia de prensa. Otra vez, tuvieron que intervenir terceros para calmar los ánimos.

Ambos se acusaron de aprovechar la popularidad del otro para tener mayor exposición o para engrosar su cuenta bancaria.

"Te traje de regreso al negocio del boxeo", señaló Fury en referencia a la primera pelea que sostuvieron.

Las únicas veces que coincidieron fue cuando afirmaron que será la "Pelea del Año" y es la más esperada en mucho tiempo y la que más expectativas ha provocado en la división de los Completos durante más de una década.

"Todos sabemos que el negocio del boxeo está lastimado", mencionó Wilder. "Ambos tenemos malas intensiones al llegar a esta pelea. Ya ansío en que ambos sigamos adelante y pongamos nuestra energía cuando choquemos y tengamos una gran pelea".

También, aseguraron estar en perfectas condiciones físicas, a pesar de que en su combate más reciente Fury requirió de 46 puntos de sutura por una lesión que sufrió en su victoria sobre Otto Wallin.

"Me siento en perfectas condiciones", dijo Fury, quien subirá a la báscula con más de 20 libras de peso superior a las 256 que marcó en el primer combate contra Wilder.

Wilder, por su parte, comentó que viene en perfecta forma; que se siente más rápido y ligero, porque ha bajado de peso y planea subir al ring con poco más de 235 libras.

 

 

Fuente: ESPN