El futuro de Kerman Lejarraga

El ruso David Avanesyan, cuyo nombre recordará con desagrado la historia de nuestro boxeo, volvió a hacernos dudar de la fortaleza y de la solidez mandibular de nuestro gran campeón.

Tras la fulminante derrota del pasado sábado cuando intentaba recuperar el título europeo del peso wélter, el vizcaíno Kerman Lejarraga ha entrado en el purgatorio de las dieciséis cuerdas. Lejos del infierno, por supuesto, pero también distante de las estrellas.

El ruso David Avanesyan, cuyo nombre recordará con desagrado la historia de nuestro boxeo, volvió a hacernos dudar de la fortaleza y de la solidez mandibular de nuestro gran campeón.

La primera medida ha sido subir de peso, a la categoría superwélter, tres kilos de respiro para afrontar sus próximos compromisos con mayores garantías de rendimiento. A corto plazo el propósito es rehabilitar la confianza, planificar coherentemente los objetivos y rehacer la gran figura mediática que seguro seguirá siendo.

Combates de menor a mayor dificultad hasta llegar a los títulos, estando al final del pasillo un buen amigo suyo, el campeón de Europa de la nueva división, el cántabro Sergio García. "El Niño" García, sólido monarca continental, defiende su corona por tercera vez el 7 de diciembre en Torrelavega, y si vence puede ser ineludible un combate histórico entre los dos púgiles más importantes del momento en nuestro país.

Vea también: Golovkin se corona en el peso medio