Baloncesto - NBA

Horace Grant habló sobre Michael Jordan: "Si no te enfrentabas a Mike, él te machacaba todos los días, todo el día, todo el tiempo"

El ex pívot de 54 años y 2.08 metros, quien nació un 4 de julio y conquistó tres campeonatos con los Bulls dio declaraciones sobre lo que significó ser compañero de equipo de MJ, en lo que es la continuación del documental The Last Dance que describe principalmente la última zafra en la liga de "Air".
Grant jugó en 17 temporadas en la liga Grant jugó en 17 temporadas en la liga

Habiendo nacido el 4 de julio, como la película de Oliver Stone, Horace Grant estaba casi predestinado a ser marine. Era su máxima ilusión cuando era joven. Y en caso de no poder, quería ser profesor. Pero el baloncesto se cruzó en su vida hasta convertirse en su trabajo y acabó siendo referente de uno de los mejores equipos de todos los tiempos, los Bulls de Michael Jordan.

El pívot de 2,08 metros era reconocible por jugar con unas gafas que corregían sus graves problemas de visión. Pero incluso después de operarse las siguió luciendo para inspirar a los niños que también las llevaban. Conquistó tres anillos con la franquicia de Chicago (y un cuarto con los Lakers de Kobe y Shaq), con la que sólo se quedó por debajo de los 10 puntos de media en su temporada de novato, la 87-88. Nada más llegar a la NBA ya pudo comprobar lo que le esperaba en los Bulls: "Pensé que Jordan iba a convertirse en mi persona más odiada al ver cómo trataba a los compañeros".

Pero tal vez por su vocación de marine o por su imponente físico, Grant era de los que no se arrugaba ante el mito. "Si no te enfrentabas a Mike, él te machacaba todos los días, todo el día, todo el tiempo. Tenías que defenderte por ti mismo", asegura el pívot, que recuerda los entrenamientos de aquellos Bulls como batallas: "Eran tan duros, tan competitivos, que los partidos nos parecían más fáciles. Nuestros entrenamientos eran muy intensos, porque Phil Jackson ponía a Jordan en el equipo de los reservas y a mí y a Scottie Pippen en el primer equipo. Así que sabiendo lo competitivo que era Jordan... Había puñetazos y peleas. Estoy contento de que por entonces no existieran las redes sociales".

Vea también Carlos Sainz es la segunda opción de Ferrari si Seb Vettel no renueva

El carácter ganador de Jordan y en ocasiones el liderazgo mal entendido es lo que provocó que tuviera altercados con sus compañeros, a los que picaba hasta el límite para hacerles mejorar. No todos aguantaban. "Yo no tuve ningún problema con Mike, el jugador, tuve problemas con la forma en que trató de motivarme", afirma Grant, al que una vez Air le quitó la comida por haber jugado mal un partido, según se cuenta en The Jordan Rules, de Sam Smith. El 23 le acusó de ser una de las principales fuentes del libro y jamás le perdonó. Al parecer, aún no lo ha hecho.

"Nunca tuvimos una gran relación. Nos respetábamos como compañeros porque teníamos el mismo objetivo, que era ser campeones", cuenta Grant. Al contrario de otros compañeros como Steve Kerr y Will Perdue, él nunca tuvo una pelea con Jordan: "Verbalmente nos atacábamos el uno al otro. Pero físicamente, no, porque si Michael estaba fuera, los Bulls se iban fuera".

Cuando Jordan dejó el baloncesto por primera vez en 1993, Grant dio un paso al frente y se convirtió en la segunda amenaza ofensiva de los Bulls, sólo por detrás de Pippen. Ese curso, el 93-94 fue el mejor de su carrera, con promedios de 15,1 puntos y 11 rebotes. En defensa también era determinante, pues fue elegido cuatro veces en el mejor quinteto. Pero al año siguiente firmó como agente libre por los Magic. Cuando Jordan regresó a las canchas ya no compartieron vestuario. Siguieron enfrentados, pero con diferente camiseta, que era más lógico.

 

 

Fuente: Marca

Categoria : NBA Deporte : Baloncesto
Tomás Rincón
Tomás Rincón     

Periodista Deportivo.Bilingue. Sports Journalist.