Estados Unidos se impuso a Puerto Rico

Los norteamericanos conducidos por Mike Fratello consiguieron este jueves aguantar la remontada boricua para llevarse los honores en territorio enemigo, el coliseo Roberto Clemente de San Juan.

Fueron dos juegos en uno. Estados Unidos ganó el primero, Puerto Rico el segundo, pero lo que hizo la visita en su victoria parcial fue suficiente para ganarlo todo.

Con un certero ataque y efectividad a distancia fue vital para que Estados Unidos tomara el control desde temprano en el juego y resistió un fuerte empuje de Puerto Rico en la segunda mitad para prevalecer el jueves, 83-70, en el primer juego del grupo D en las eliminatorias para la AmeriCup 2021 en partido celebrado en el coliseo Roberto Clemente en la capital boricua.

Jalen Jones lideró a los norteamericanos con 16 puntos y 11 rebotes. James Webb agregó 13 puntos y Justin Anderson 11 por Estados Unidos, campeón defensor de la AmeriCup.

Por Puerto Rico, Gian Clavell fue la bujía con 24 puntos, 20 de ellos en la segunda mitad, cuando los boricuas intentaron seriamente remontar una enorme diferencia de 29 puntos. Isaiah Piñeiro aportó 15 puntos y nueve rebotes en su debut en el coliseo Clemente.

Estados Unidos (1-0) dominó la primera mitad, 51-24, gracias a 11 triples. Pero Puerto Rico (0-1) amenazó y se llegó a acercar a 10 puntos, pero no pudo descontar más.

Estados Unidos y Puerto Rico se volverán a ver las caras este domingo en el Entertainment & Sports Arena en Washington DC.

“Lo importante para mí fue el trabajo en colectivo, que en la primera mitad fue buenísimo. Tenemos un gran respeto por Puerto Rico. Todos sabían que Puerto Rico iba a venir encima de nosotros en la segunda mitad”, dijo Mike Fratello, dirigente de Estados Unidos en conferencia de prensa luego de partido.

Luego quedar atrás en la primera mitad, Clavell le dio vida a Puerto Rico en el inicio del tercer parcial. Con siete puntos en los primeros cuatro minutos redujo el déficit, 58-36, con 5:45 por jugar.

Tapeo de Webb le dio respiro a Estados Unidos, 62-38, pero los caribeños se encendieron en el ataque y con doble de Clavell, donqueo de Piñeiro, corte y canasto de Ángel Rodríguez y triple de Clavell levantaron a los aficionados puertorriqueños, 62-47, en un Clemente que parecía iba a reventar por primera vez en la noche.

Puerto Rico se vio con más energía ante un Estados Unidos algo perdido y sin la puntería demostrada en la primera mitad. Luego de tres parciales, Estados Unidos seguía arriba, 65-50, pero con un Puerto Rico que no se quitaba.

“Fueron dos mitades. No sincronizamos bien. Ofensivamente tuvimos nuestros problemas, pusimos la bola en el piso y eso nos complica”, indicó Casiano. “Tenemos que buscar alternativas de mover la bola más rápido. Estamos jugando ante un potencia, no importa lo que traigan”.

Clavell siguió con su mano caliente en el cuarto parcial. Dobles seguidos acercaron aún más a Puerto Rico, 65-54, pero una falta suya, seguido por una técnica al dirigente Casiano, hicieron que Kyle Fogg devolviera el control a Estados unidos, 69-54 con 8:19 de acción.

Pero Puerto Rico no quería entregar la llave de su casa. Rodríguez y Piñeiro se sumaron al ataque y tocaron a la puerta, 71-61. Pero Justin Anderson impuso su fortaleza con jugada de tres puntos, 74-61, con 5:46 por jugar.

Anotación de Andújar acercó aún más a Puerto Rico, 76-65, pero Estados Unidos se mantenía firme con su ventaja de doble dígito. Canasto de Cody Demps y falta antideportiva a Gary Browne, la cual cobró Joshua Magette puso fin a la reacción puertorriqueña, 79-65, con 1:55 por jugar y el coliseo Clemente silenció por el resto de la noche.

Estados Unidos vino dispuesto a silenciar al público boricua y lo consiguió a fuerza de triples. Canasto a distancia de Jaylen Adams despegó a la visita, 19-6, con 5:03 por jugar en el primer parcial.

Los norteamericanos atinaron cinco canastos de tres en los primeros cinco minutos del parcial, ante un Puerto Rico lento en las transiciones defensivas y sin identidad en el ataque. El dirigente boricua, Eddie Casiano, recurrió a los suplentes y con donqueo de Emmy Andújar, se mantenía en contienda, 22-12. Pero Estados Unidos siguió súper efectivo, en especial desde las esquinas, y con triples seguidos de James Webb y Jalen Jones, cerró el segmento inicial en absoluto control, 33-14. El campeón de América lanzó para un 69.2% a distancia en el primer periodo.

La segunda manga no fue muy distinta. Justin Anderson se contagió y con cinco puntos seguidos, Estados Unidos siguió sumando, 38-16. La visita se vio con mucho mejor ímpetu en ofensiva con eficiente movimiento de balón para encontrar el tirador abierto. Por su parte, Puerto Rico cayó en el peligroso juego individual del uno contra uno sin resultado positivo.

Renaldo Balkman intentó mantener en juego a Puerto Rico, pero doble de Levin Randolph y cuatro puntos seguidos de Cody Demps, llevó al visitante a los vestuarios con mucha tranquilidad, 51-24.

Estados Unidos cerró la primera mitad con 11 triples en 18 intentos, mientras Puerto Rico lanzó para un pobre 7.1% (1-14).

 

 

Fuente: FIBA