Motor - MotoGP

Sainz y Alonso se reivindican

El Gran Premio de España volvió a vivir una actuación estelar de los dos mejores pilotos del país, Fernando Alonso y Carlos Sainz. Ambos se reivindicaron en la carrera de casa, en el escenario que más orgullo les da correr
Sainz y Alonso se reivindicaron Sainz y Alonso se reivindicaron

Porque Sainz ha hecho resultados mejores, sí, cuartos, quintos. Pero este séptimo es de plomo. El viernes el coche era un botijo, con las dos mejoras puestas al revés. El sábado le dio la vuelta en la calificación con Hulkenberg sufriendo una avería, y en carrera, con Nico de nuevo KO por el accidente de la salida, Carlos era el hombre, la única bala para puntuar. No podía cometer errores y no hizo ninguno en las 66 vueltas.

En la salida, fulminante, superó a un maestro como Fernando. Llegó a pisar la tierra tras la primera curva, pero evitó el accidente a tres bandas provocado por Romain Grosjean (Haas) y se quedó colocado tras el otro, el de Magnussen, que era mejor coche de largo ayer. No le perdió la cara hasta la parada, a dos-tres segundos, y cuando se quedó sin gomas (vuelta 25) cambió a medios para ir hasta el final. Ahí se topó con Ericcson, que salió ya con medias e iba más largo, frenando al español para que Leclerc luego rematara la faena.

Carlos le encimó un par de veces, y sacó el estratega que lleva dentro. 'Va a parar más tarde o más temprano y me la juego si lo intento, soy el único Renault, y si lo logro tampoco podré cazar a Magnussen, así que tranquilo'. Y el puesto cayó por su propio peso 10 vueltas después.

Unido al KO de Raikkonen, se quedó en un séptimo puesto sabroso para el equipo, que debe reaccionar porque una carrera parado implica que te pasen una o dos escuderías. Pero en el peor gran premio de 2018 para su coche, enmendó la plana y no se enceló. Bien por él, incluso por mantener la sangre fría al final cuando la presión de la gasolina le falló en las cinco últimas vueltas.

No muy lejos anduvo Fernando, cuya salida no fue tan afortunada, aunque salvó la montonera con pericia y luego tuvo que remar por las tres posiciones perdidas. Y las logró, en Montmeló, donde un adelantamiento vale por tres en otros trazados. Al primero, un imperial exterior a Esteban Ocón, marca de la casa y pronto. El otro duelo fue con el prometedor Charles Leclerc, con el que se las tuvo en pista hasta la vuelta 43. Un muro el monegasco hasta que Alonso tiró de catálogo en el final del Coche de Seguridad Virtual y pudo sorprenderle.

Buena cosecha de puntos para ambos, ya que siguen en el top ten y además Carlos se acerca a Hulkenberg, 22-19. Fernando está séptimo con 33 puntos, a uno de Verstappen. Tremendo su rendimiento. Tremendo Sainz bajo presión. Los dos lo celebraron banderas de España en ristre en un acto de merecida reivindicación propia.

Fuente: MARCA

Categoria : MotoGP Deporte : Motor
Gabriela Magilbray
Gabriela Magilbray