Motor - Fórmula 1

McLaren evalúa volver a Mercedes

La escudería de Woking tendría entre sus opciones retornar al uso de motores de la marca alemana, tras los resultados con los de Renault en el Gran Premio de Bélgica en Spa Francorchamps.
Los de Woking tuvieron dificultades en el Gran Premio de Bélgica Los de Woking tuvieron dificultades en el Gran Premio de Bélgica

McLaren no está nada conforme con lo sucedido este fin de semana con sus motores Renault. Una pérdida súbita de potencia en la última vuelta privó a Lando Norris de un bien ganado quinto puesto en la pista, mientras que a Carlos Sainz le empezaron los problemas en la misma vuelta de formación previa a la salida, que le obligaron a decir adiós en el segundo giro de la carrera.

Un doble cero que se convierte en el peor fin de semana de 2019 para los de Woking y que abre algunas vías de debate. "En 2020 tenemos contrato y seguiremos con Renault. En 2021, ya veremos", dejó caer en julio Andreas Seidl, director deportivo de la escuadra inglesa.

Tras la debacle mecánica del domingo, el alemán prefería templar gaitas."Estamos todos juntos en esto y hay que analizar muy bien lo sucedido, pero no ha sido un problema de exceso de kilometraje o de final de vida útil, nada de eso", decía aclarando que no han exprimido más de la cuenta la especificación B que ambos pilotos montaron para la carrera de Spa.

El viernes, Sainz había probado la última evolución, llamada C, que el sábado de quitó para guardarla para Monza. Su veredicto fue claro y devastador. "No hay nada de mejora de prestaciones en él. Si es la especificación 3, la que tendremos de aquí al final, del motor no va a haber más. Esperaba un poco más de lo que había, pero siendo sinceros, muy poco, por no decir nada. Ha habido tres evoluciones, la primera no la noté, la segunda tampoco... así que es un poco faena...", aseguraba tras los Libres 2 de Bélgica.

Ferrari, no es un rival directo en superdeportivos

Así las cosas, en McLaren se están planteando explorar otras opciones, que son las de sondear la posible llegada de un nuevo suministrador para dentro de dos años, coincidiendo con el cambio de normativa tanto para chasis como para motores en la F1.

Vea también http://www.gacetadeportes.com/motor/formula-1/2019/09/03/hamilton-elogio-a-leclerc-tras-el-gp-de-belgica--2.html

Un retorno a Honda, hoy en cotas de potencia y fiabilidad muy apreciables tras cuatro años muy pobres, es imposible. Helmut Marko les hizo firmar exclusividad absoluta durante 5 años con sus dos equipos, Red Bull y Toro Rosso.

Quedarían dos opciones, que son Mercedes y Ferrari, pero la segunda es de una marca que compite directamente con McLaren en el mercado mundial de los superdeportivos. La casa de la estrella, con la que rompieron en 2014 para tomar a Honda con la llegada de Alonso, sería la única viable, aunque no fácil.

Para que eso ocurriera, Mercedes debería dejar a Williams y optar por un equipo con potencial y talento para ser un competidor directo, por mucho que le diera un motor menos capaz (en mapas de rendimiento y combustible) que el que ellos usan. Siempre lo han hecho con sus clientes, por otro lado. Para eso, Renault debería convencer a los de Grove para que fueran su equipo B, una especie de conejillo de indias con el que experimentar, como hace Ferrari con Sauber o con Racing Point y el propio Williams ahora. Un equipo para poder apretar los motores a tope a modo de prueba y conocer los límites verdaderos, algo que Renault no puede hacer en McLaren, o quién sabe, visto lo visto en Spa este fin de semana.

Las posibilidades de éxito de McLaren, en el propósito de tener un mejor motor parecen escasas, pero la F1 consigue a veces pactos que parecen poco probables. En McLaren se arrepienten ahora de haberle dado la patada a Honda a finales de 2016, eso sí es un hecho. Era un pan momentáneo y hambre para los años venideros.

 

 

Fuente: Marca

Categoria : Fórmula 1 Deporte : Motor
Tomás Rincón
Tomás Rincón     

Periodista Deportivo.Bilingue. Sports Journalist.