Motor - Fórmula 1

Hamilton manda en seco, Alonso rueda sólo en la lluvia de Spa

Se puso sus gafas de sol Kimoa, se quitó el mono y abrió la sonrisa. Genio loco. Fernando Alonso acababa de dar un par de vueltas al circuito de Spa lloviendo a cantaros, como se dice en mi pueblo, con… neumáticos intermedios.
 dar un par de vueltas al circuito dar un par de vueltas al circuito

Se puso sus gafas de sol Kimoa, se quitó el mono y abrió la sonrisa. Genio loco. Fernando Alonso acababa de dar un par de vueltas al circuito de Spa lloviendo a cantaros, como se dice en mi pueblo, con… neumáticos intermedios. Cosas del asturiano que, en el fondo de su corazón piensa y sueña con algo grande el próximo domingo y ese 90% de lluvia para la carrera. Al principio solo estaba Ricciardo en pista con agua, después salió el español.

Quizá también para que se viera bien la palabra Barcelona y esa lagrima negra de homenaje a las víctimas del terrorismo en nuestro país. Eran los últimos veinte minutos de la sesión, nadie más volvió a salir.

Y todo quedó como estaba, con Hamilton primero por delante de Raikkonen y Bottas. El finlandés de Ferrari a dos décimas y su compañero de equipo a cuatro, por delante de Verstappen casi pegado a Valtteri. Vettel quinto precediendo a Daniel Ricciardo.

Así terminaron los mejores, los de los coches más competitivos. Mientras, Carlos Sainz acabó noveno y Fernando Alonso decimotercero. Ambos tendrán complicado meterse en la Q3 en la sesión clasificatoria en un circuito de potencia, pero ese debe ser su objetivo y lo van a intentar al máximo. El madrileño se quedó a 1,8 del tiempo de Hamilton y el asturiano a 1,9 prácticamente pegado al Renault de Palmer que cerraba el top 10.

FUENTE:AS

Categoria : Fórmula 1 Deporte : Motor
Humberto Reategui
Humberto Reategui     

Redactor y colaborador del portal web, Gaceta Deportes. Apasionado totalmente por el deporte y el periodismo. Obsesionado en redactar las noticias más interesantes y completas del acontecer diario. En constante crecimiento y con una voluntad inquebrantable de ser el mejor en mi profesión.