Fútbol - Fútbol Internacional

El 'David Luiz' checo, estrella tras marcar de rebote en Nervión

Un córner lanzado desde la izquierda, un no despeje de Wöber y un chico de 20 años que recibe un balonazo en el hombro y busca la pelota a su espalda mientras ésta se cuela casi por la escuadra de Vaclik, lesionado en esa misma jugada tras golpearse en el palo.
acaba de ser convocado con la selección absoluta. acaba de ser convocado con la selección absoluta.

Un córner lanzado desde la izquierda, un no despeje de Wöber y un chico de 20 años que recibe un balonazo en el hombro y busca la pelota a su espalda mientras ésta se cuela casi por la escuadra de Vaclik, lesionado en esa misma jugada tras golpearse en el palo. Se llama David Kral y su gol, el 2-2, puede meter al Slavia de Praga en cuartos de una competición continental después de más de tres lustros. Kral, que comienza a ser indiscutible para su técnico Jindrich Trpisovský a pesar de que llegó en enero: le llaman, por ese pelo claro rizado y largo, el 'David Luiz checo'.

"Y podría ser peor, porque el pelo me lo cuido bastante. Si no, lo tendría tan loco y rizado como Carlos Valderrama", bromea el polivalente mediocampista (puede jugar también de central) de 1,87, al que el gol a los sevillistas, entre otras cosas, valió hace dos días la convocatoria con la absoluta que dirige Jaroslav Silhavy.

Aquel 2-2 tan casual ante el Sevilla ha comenzado a convertirle en estrella de su país, donde se aprecian sus cualidades futbolísticas y, en esta era de las redes sociales, un peculiar físico, tan parecido a un futbolista brasileño no menos peculiar. "Tiene ese pelo en la cabeza, pero la tiene muy bien amueblada tanto dentro como fuera del campo. Le espera una gran carrera", bromea su entrenador, Jindrich Trpisovsky.

Categoria : Fútbol Internacional Deporte : Fútbol
Humberto Reategui
Humberto Reategui     

Redactor y colaborador del portal web, Gaceta Deportes. Apasionado totalmente por el deporte y el periodismo. Obsesionado en redactar las noticias más interesantes y completas del acontecer diario. En constante crecimiento y con una voluntad inquebrantable de ser el mejor en mi profesión.