Fútbol - Champions League

Pardo maquilla el estrepitoso debut de Olympiacos

Lo que se preveía como un infierno griego terminó en charanga. La de la defensa helena, para más exactitud. Y no es por restar méritos al ataque luso, pero el estrepitoso espectáculo ofrecido por la zaga de Olympiacos regaló la victoria al Sporting antes de llegar al descanso.
 que se había vestido de gala para ver a su equipo que se había vestido de gala para ver a su equipo

Lo que se preveía como un infierno griego terminó en charanga. La de la defensa helena, para más exactitud. Y no es por restar méritos al ataque luso, pero el estrepitoso espectáculo ofrecido por la zaga de Olympiacos regaló la victoria al Sporting antes de llegar al descanso. Felipe Pardo tiró de épica para ajustar el resultado con un doblete al borde del final.

Apenas habían transcurrido dos minutos de juego cuando Doumbia silenció al Giorgios Karaikakis, que se había vestido de gala para ver a su equipo en Champions, y terminó orquestando un festival de silbidos dedicados a su equipo al término de la primera mitad. El marfileño marcó el primer tanto de la fase de grupos al recibir un centro de Acuña y rematarlo de cabeza completamente libre de marca. La caraja de la defensa de Olympiacos fue imperdible durante todo el primer tiempo. Sólo Kapino y el larguero evitaron un baño histórico al descanso.

El ridículo de la zaga helena fue tal que apenas bastaban unos toques del Sporting para plantarse en el mano a mano con el guardameta. Así sucedió en el segundo gol. El contragolpe lo inició Bruno Fernandes con un testarazo que fue a parar a los pies de Doumbia para que éste asistiera a Gelson Martins en su cabalgada desde medio campo para batir a Kapino por abajo. Completamente vendido el portero, que sin embargo tuvo varias paradas de mérito en el primer tiempo. Él y el palo, en dos ocasiones, evitaron la goleada: primero en un disparo de Bruno Fernandes a la media vuelta desde la frontal, y más tarde en otra intentona de Gelson Martins.

Ya al borde del descanso el cuadro portugués asestó un último golpe para dejar casi visto para sentencia el primer choque en la máxima competición europea. Bruno Fernandes ganó la espalda (otra vez) a la defensa de Olympiacos al recibir un balón largo de Coates para, posteriormente, batir en el mano a mano a Kapino, que enfiló el túnel pidiendo clemencia a sus propios compañeros.

Tras la reanudación, el partido cayó en la monotonía para desgracia del espectador. El Sporting, sabedor de que no necesitaba grandes esfuerzos para sumar sus primeros puntos, jugó al ralentí ante un Olympiacos que tampoco propuso la remontada. Sólo Felipe Pardo consiguió meter el miedo en el cuerpo a un Sporting que, de haber encajado antes, habría terminado el partido pidiendo la hora. El colombiano maquilló con su doblete un resultado que, a pesar de la derrota, los griegos pueden dar por bueno.

Fuente:AS

Categoria : Champions League Deporte : Fútbol
Humberto Reategui
Humberto Reategui     

Redactor y colaborador del portal web, Gaceta Deportes. Apasionado totalmente por el deporte y el periodismo. Obsesionado en redactar las noticias más interesantes y completas del acontecer diario. En constante crecimiento y con una voluntad inquebrantable de ser el mejor en mi profesión.