Baloncesto - NBA

La increíble reconversión de Brook López: tantos triples en un partido como en 492

El predominio del triple en el baloncesto moderno podría personificarse en la figura de Brook López. El pívot de los Bucks tardó 492 partidos en anotar ocho triples en la NBA, los mismos que metió (de 13 intentos) en el reciente triunfo de su equipo sobre los Nuggets.
El 74,4% de los tiros del pívot de los Bucks son triples El 74,4% de los tiros del pívot de los Bucks son triples

Su transformación en triplista es asombrosa y se puede ver comparando sus cartas de tiro de su año de novato con la actual. En sus primeras seis temporadas hizo 0/7. Sumando las ocho primeras llegó a 3/31. En los 13 encuentros de este curso lleva 39/93.

Han sido muchos los pívots que han mejorado el tiro exterior para tener un recurso más en su juego. Los hermanos Gasol, sin ir más lejos, se han prodigado con mayor frecuencia desde el triple en las últimas temporadas.

Sin embargo, el caso de López resulta exagerado. El 74,4% de sus lanzamientos de campo de esta temporada son triples. Un dato tremendo tratándose de un jugador de 2,13 metros que hasta hace un par de campañas vivía sobre todo en la zona.

En el encuentro anterior al de los ocho triples, frente a los Clippers, lanzó 12 veces a canastas. Todas fueron desde más allá del arco. Metió seis.

Todo forma parte de una estrategia. El entrenador, Mike Budenholzer, le pide que salga de la pintura para dejar hueco a las penetraciones de Giannis Antetokounmpo, cuya puntería desde el triple es mejorable, pero que es imparable encarando la canasta.

Vea también: Jimmy Butler ya tiene sitio en los Sixers

El lado negativo de ello es que el pívot posee sus peores promedios en rebotes (3,2 totales y 0,4 ofensivos). Difícil atraparlos si se pasa tanto tiempo a 7,25 metros del aro.

Para los Bucks, eso parece un mal menor. Tienen un balance de 10-3 y son el tercer mejor equipo de la NBA.

López anota tres triples por encuentro. En caso de mantener esa media, sería el primer jugador en tallarse en los míticos siete pies (2,13) que llega a esa cifra. Según Basketball Reference, el récord hasta ahora lo posee el finlandés Lauri Markkanen (también de 2,13), que el curso pasado metió 2,1 por partido con los Bulls.

 

 

El porcentaje del jugador de los Bucks no es nada despreciable: 41,9%. Pero queda lejos del mejor registro para un pívot con al menos 50 triples lanzados en una temporada. Es de Paul Gasol, que en la 16-17, se fue a un 53,8% (56/104).

López es el máximo exponente de la revolución triplista que vive la NBA. Sólo 25 jugadores entre los que promedian al menos 10 minutos por encuentro no han lanzado ni un solo triple en lo que ha transcurrido de campaña. Entre ellos, casi todos son pívots natos como Rudy Gobert, Steven Adams, Clint Capela, DeAndre Jordan, DeAndre Ayton, Dwight Howard y otros menos interiores pero muy negados desde el arco, como Ben Simmons. Nunca es tarde para añadir otras facetas a tu juego o directamente reconvertirte. Brook López es el mejor ejemplo.

Fuente: Marca

Categoria : NBA Deporte : Baloncesto
Samuel González
Samuel González     

Redactor web en Gaceta Deportes y Trujillo Digital. Locutor y comentarista deportivo en los programas Planeta Deporte Radio y Planeta Deporte TV. Estudiante del último año de Comunicación Social en la Universidad de Los Andes. Amante del fútbol y la lectura.